Tipos de Apostadores Diferentes

Existen diferentes tipos de apostadores. Entre ellos hay apostadores profesionales, antisociales, casuales, serios, sociales, de relajamiento y de escape, y compulsivos. Aquí te explicamos las diferencias.

1. Jugadores profesionales: Ellos hacen su pan del día apostando, así que se consideran apostadores profesionales. Ellos tienen destreza  en los juegos que escogen y son hábiles controlando la cantidad de dinero y de tiempo que usan al apostar.

2. En contraste con los jugadores profesionales, los jugadores antisociales o de personalidad apuestan para obtener dinero de manera ilegal. Ellos suelen involucrarse en arreglar carreras de caballos o perros, o juegan con dados cargados o cartas marcadas. Ellos intentan usar la excusa de ser jugadores compulsivos como defensa legal.

3. Los jugadores casuales sociales juegan por recreación, socialización y entretenimiento. Para ellos, apostar puede ser una distracción o una forma de relajación. Las apuestas no interfieren con sus familias, vida social o laboral. Ejemplos de este tipo de apostadores son los que se involucran en juegos de póker ocasionalmente, los que apuestan en el Super Bowl, que viajan una vez al año a las Vegas o que se involucran en la lotería casualmente.

4. En contraste, los jugadores sociales serios invierten más de su tiempo apostando. Apostar es una forma principal de relajación y entretenimiento, pero aun así, para ellos, las apuestas están abajo en importancia de la familia y el trabajo. Este tipo de jugador se puede comparar al ¨obsesionado al golf¨ cuya fuente de relajación viene de jugar golf. Apostadores serios todavía están bajo control de sus habito de apuesta.

5. El quinto tipo, los jugadores de escape, apuestan en orden de encontrar un escape de sus sentimientos de ansiedad, depresión, ira, aburrimiento o soledad. Ellos usan las apuestas como forma de escapar de su crisis y sus dificultades. El apostar les provee un efecto analgésico y no un sentimiento de euforia. Los jugadores de escape no son apostadores compulsivos. Estos jugadores son idénticos a bebedores de escape.

6. Los jugadores compulsivos han perdido el control de sus hábitos de apuesta. Para ellos, apostar es la cosa más importante en sus vidas. El apostar compulsivamente es una forma de adicción progresiva que daña cada aspecto de la vida del apostador. Mientras más apuestan sus familias, amigos, compañeros de trabajo, y de más personas cerca de él se ven afectadas. Es más, los jugadores compulsivos suelen involucrarse en actividades ilegales o incorrectas como robar, mentir, estafar, fraude que van en contra de sus estándares morales. Los jugadores compulsivos no pueden parar de apostar, sin importar que tanto lo intenten.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *