¿Porque es tan importante la disciplina en el póker?

La disciplina es necesaria en muchas actividades que requieren algún tipo de esfuerzo. En el póker, es una habilidad esencial pero no es auto-reforzada. Es decir, no se puede aprender la disciplina con la experiencia porque muchas veces las manos buenas son castigadas y las malas jugadas son premiadas. Atenerte al placer a corto plazo no te permite desarrollar una de las cosas que te harán un mejor jugador.

Si quieres llegar a la cima y ganar dinero, pon atención.

Si haces natación y practicas con disciplina, tendrás más velocidad y mejores resultados. Sin embargo, si practicas el póker disciplinado, esto puede resultar en pérdidas o ganancias a corto plazo. El póker disciplinado solo te premia a largo plazo.

Es difícil aplicar disciplina en el póker porque la mayoría del tiempo esto requiere tomar decisiones que no quieres hacer. Veamos un ejemplo:

Tienes A-8 de corazón y el flop contiene dos corazones, pero no hay pares. Haces una apuesta moderada y una persona paga. Solo están tú y tu oponente.

La siguiente carta no es un corazón y todavía no hay pares en la mesa. Apuesta la mitad del pozo y tu oponente sube cuatro veces. En este momento deberías de botar tus cartas ya que no tienes las probabilidades correctas para hacer un color con la siguiente carta. A pesar de esto, te gustaría mucho pagar la apuesta y obtener el último corazón en el river. Con esto ganarías y le darías una lección a tu oponente, ¿no? Pues, técnicamente, deberías de botar tus cartas si estás jugando póker disciplinado, aunque quieras pagar la apuesta. Tienes que controlar tus emociones para mantenerte disciplinado constantemente.

Sin saber cuál es el costo de tus hábitos negativos, es difícil ser disciplinado. No jugar con suficiente dinero, jugar embriagado, no poner atención, no tomar el póker en serio y pensar que eres mejor de lo que verdaderamente eres son indicadores de que no tienes disciplina en el juego.

Tus enemigos más grandes en la mesa son tu ego y tus emociones. El buen jugador de póker sabe cómo mantenerse disciplinado. Este control es lo que te hará un mejor jugador.

El auto-control es la clave para tener disciplina. No es suficiente saber lo que tienes que hacer, también tienes que implementar el plan. La mayoría de la gente no es disciplinada a la hora de tomar decisiones difíciles, así que por lo menos ten en mente la importancia de la disciplina.

Practica la disciplina botando tus cartas cuando sabes intuitivamente que no vas ganando. Estas situaciones frecuentas pueden colmar tu paciencia, pero oblígate a esforzarte. Si tienes un trio y hay tres cartas del mismo palo en el flop y tu oponente agresivamente representa que tiene el color, tomar la decisión correcta requiere mucho auto-control.

También recuerda no perder tu control emocional cuando juegues.

Contrólate y ganaras más dinero a largo plazo aplicando la disciplina.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *