¿Por qué debes de jugar al Póker?

Aparte de disfrutar el juego, ¿porque deberías alguien jugar póker por dinero? El póker es un juego donde estudiar para mejorar da resultados. No hay un equivalente en el póker de clases de golf que hacen un aspecto de tu juego mejor. El único paralelo en el proceso de aprendizaje del póker es por ejemplo una vez que hayas aprendido a blofear todavía tienes que aprender a mantener la paciencia y no intentar blofear en cada mano.

Pero, más allá de los niveles más básicos, mejorar como jugador de póker es usualmente bastante difícil. Es muy fácil decir “frustrarte en póker es malo, así que no lo hagas”. Pero no muchos jugadores pueden lograr mantener la frustración a un nivel aceptable. De alguna forma, durante la vida, la gente puede manejar conceptos igualmente obvios: como no debes de poner tu mano en una hornilla caliente o no debes de usar la ropa al revés. Pero cuando se trata de póker, la gente simplemente no puede detener su enojo, machismo, y terquedad en el juego.

La mayoría de jugadores rehúsan admitir que el póker es un juego difícil y complejo que requiere mucho más de ellos.

Decir “cambia la baraja” es más fácil que estudiar las tendencias de tu oponente y adaptar tu juego a sus fuerzas y debilidades. Quejarse, culpar a los dealers, y decir que el juego está arreglado son opciones más fáciles que estudiar y tener paciencia.

Aun entre jugadores más pacientes, las ganas de encontrar un atajo a veces les gana. Ellos quieren respuestas fáciles a problemas complejos. Ellos quieren que les digan las respuestas en vez de aprenderlas—a pesar de que este tipo de conocimiento no les brindara éxito.

Una pregunta común que los jugadores en busca de atajos preguntan acerca del Texas Hold’em o Omaha es: “Que porcentaje de manos debo de jugar antes del flop?” Esto es igual que preguntar: “¿Que ropa debo de ponerme?” La pregunta no tiene punto, y es ridícula.

Algunos juegos son sueltos y agresivo, otros reservados y pasivos. Algunos juegos tienen varios siete jugadores sólidos y un donador loco. Entonces tienes circunstancias más específicas. El porcentaje de manos que deberias de jugar depende que posición en la mesa estés jugando y contra qué tipo de oponentes te estés enfrentando.

No malentiendas. No estamos hablando de “depende”. Estamos hablando del proceso de póker. Cada circunstancia y juicio que encares en el juego es una oportunidad de ejercitar tu habilidad de toma de decisiones y proceso de información.

Así que deberías de jugar póker por dinero si eso te gusta.

Jugadores que quieren seguir las reglas y los procesos de otras personas, no están jugando póker si no que están pretendiendo jugar póker. El póker es una batalla de ingenios, intelecto, y nervios. En resumen, ganar en el póker es un desafío. Juega póker si te gusta el desafío y no solo el dinero.

Jugadores que buscan evadir desafíos no prosperan. Los grandes exploradores exploran, y también los grandes jugadores de póker.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *