Poker en Vivo vs. Poker en Línea

dreamstime_s_17985215

Se puede decir que el póker en línea y el póker en vivo son dos lados de la misma moneda, pero solo si un lado es una moneda de euro y el otro es una de un dólar. Las dos son monedas, usan las mismas reglas pero las dos tienen diferencias cruciales.

El mundo de Poker en Línea
Las salas de póker en línea siempre están en un boom constante, más y más jugadores son atraídos al mundo del póker, y el póker en línea es la forma más conveniente de jugar que existe para principiantes. Después de todo nada vence el sentarse en tu sillón favorito con tu laptop, tomar una cerveza y poner tus canciones favoritas mientras pasas la tarde recaudando fichas. Puedes hacer todo esto en tus pijamas o incluso tu ropa interior si lo prefieres.
Los sitios de póker se han percatado de esto y ahora ofrecen juego casual con dinero falso para incentivar más a la gente. No tienes nada que perder. Los jugadores también están clasificados por sus victorias y derrotas permitiéndoles escoger una mesa donde todos los jugadores tienen aproximadamente el mismo nivel.

El juego en vivo en el casino
Lo anterior contrasta con la atmosfera única del casino, con camareras sirviéndote tragos y dealers amigables.
Esto subraya el obvio pero importante detalle que estás jugando con personas reales. El póker siempre ha tenido un aspecto psicológico. Jugadores expertos pueden atestiguar esto por sus habilidades de leer a sus oponentes a través del lenguaje corporal. Manos que tiemblan, movimiento de ojos, respiración profunda; estas son señales que pueden revelar tu mano al oponente.
Si alguna vez te has preguntado porque la mayoría de jugadores juegan con anteojos oscuros en cuartos poco alumbrados, esto te dará la respuesta. Es porque los ojos traicionan tus pensamientos. Esta es una de las ventajas para jugadores novicios que siguen aprendiendo a jugar en línea, porque las señales corporales no están presentes.

Tácticas: en línea y en vivo
Jugadores experimentados también usaran estrategias agresivas como contacto visual constante para poner al oponente nervioso o usar señales falsas para engañar a los otros jugadores. La única señal que puedes tener en el juego en línea es el patrón de apuesta y la velocidad de tus oponentes.
Esta habilidad también puede transferirse bastante bien en juego real, donde puedes tomar decisiones basadas en la forma que juegan otros jugadores y cuanto apuestan. No te tardaras mucho tiempo en entender acerca del patrón de apuestas y aprenderás a modificarlo dependiendo de tu oponente.
El nivel de anonimato en el juego en línea produce resultados obvios. Es difícil ser intimidado cuando no sabes quién es tu oponente. El juego en línea también te permite jugar varias mesas a la vez Jugadores experimentados se aburren pronto de solo jugar en una mesa a pesar de la velocidad mayor del juego en línea.

Mantente informado cuando juegas
Otra diferencia importante del mundo digital y juego real es el aspecto digital del juego. Cuando juegas en cualquier sala de póker en línea se te enseña diferentes tipos de información como tu suma de fichas al igual que las fichas de tus oponentes. También tienes acceso a diferentes estadísticas acerca de tu oponente como el rating, número de veces que han botado las cartas, etc. Toda esta información hace una gran diferencia al calcular las probabilidades y te ayuda a hacer decisiones. En el juego en vivo tienes que llevar todos estos números en tu cabeza hasta cierto grado si quieres mantener tu ventaja en el juego. Hasta en los mejores salas de póker en vivo se pueden ver jugadores sobreestimando el número de fichas del oponente o calculando mal el número de las fichas en la mesa.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *