La Frustración: Tu Peor Oponente en la Mesa

Cuando te enojas en la mesa, ya sea de blackjack, poker o cualquier otro juego, tu estado emocional no es óptimo para jugar. La frustración que sientes (conocida como ’tilt’ en inglés) cuando pierdes una apuesta grande te lleva a tomar malas decisiones que te harán perder dinero. Por eso tienes que entender bien cómo manejar tu frustración para evitar cometer errores. Si logras superar este mal sentimiento mejoraras tus probabilidades de ganar dinero en cualquier juego.

Hay que entender bien lo que implica estar en un estado emocional de ’tilt’. Estar en este estado no implica tomar malas decisiones por no saber qué hacer ni hacer errores por leer mal la situación. El ’tilt’ es cuando juegas mal porque tus emociones interfieren con tu habilidad de pensar con claridad.

¿Que causa este estado emocional?

Hay muchas cosas que te pueden frustrar al punto de tomar malas decisiones deliberadamente. La causa más común es una larga serie de pérdidas. Otras causas incluyen perder una mano que, en términos de probabilidad, debiste haber ganado, tener oponentes que te insulten verbalmente, no tener una mano decente por un tiempo prolongado y ser víctima de bluffs repetidos. También hay otros factores, como consumir drogas, tomar alcohol, no dormir bien ni comer adecuadamente e incluso hasta tener problemas en el hogar. Cualquier cosa que afecte tu estado emocional y por consecuencia tu habilidad de tomar las decisiones correctas puede contribuir a este estado.

Lo importante es reconocer que estás frustrado.

Si el conocimiento es poder, la mejor manera de retomar el control de tu ser es reconocer cuando estás frustrado. Si reconoces que estás frustrado e igual decides tomar una mala decisión, definitivamente tienes que dejar de jugar en ese momento. Si, por ejemplo, subes tu apuesta estando fuera de posición con una mediocre, detente, estás en el estado emocional equivocado. Si decides pagar una mala apuesta porque te enoja que el oponente más molesto te robe un poso, es hora de tomar aire fresco y darte un descanso.

¿Cuánto dura esta frustración?

Es imposible saber. Hay personas que se recuperan después de una mano y también hay personas que pasan toda la noche cometiendo errores por no pensar bien hasta que pierden todo su dinero y se retiran. Si valoras tu dinero y quieres ser un mejor jugador, acepta tu debilidad y deja de jugar hasta que te sientas mejor. Tu billetera de lo agradecerá.

¿Les pasa a todos?

Sí, es una parte inevitable de la condición humana ya que somos seres emocionales. Le pasa a los novatos y le pasa a los profesionales. Uno de los trucos para llegar a la cima es procurar no caer en este estado emocional. Mientras menos te ocurra, menos dinero perderás a causa de malas decisiones.

dreamstime_s_1684036

Hay diferentes tipos de frustración en la mesa que tienes que reconocer.

Por ejemplo, el tipo más peligroso es el de la ira. Cuando entras en este estado, juegas más manos y las juegas agresivamente para recuperar tus perdidas. Esto te conduce a sobrevalorar tus manos y apostar cantidades incorrectas, por lo cual pierdes mucho valor cuando vas ganando o le das mucho valor a tus oponentes cuando vas perdiendo. La manera más fácil de perder dinero es caer en este estado.

Otro tipo de frustración es cuando te entra el pánico. Este tipo es lo opuesto al anterior ya que juegas menos manos y las juegas pasivamente. Esto sucede cuando te intimidan tus oponentes después de perder una apuesta grande o cuando tienes pocas fichas ya que te da miedo arriesgar tu dinero. Si te sucede esto, retírate de la mesa porque perderás dinero al minimizar tus ganancias cuando ganas posos.

Uno de los estados emocionales que te conducen a perder tu dinero más interesantes es el que sucede cuando vas ganando, aunque suena contradictorio. Lo que sucede es que adquieres demasiada confianza cuando ganas y empiezas a jugar más manos porque te sientes invencible. A largo plazo, perderás dinero como resultado. En el peor de los casos, te llevara a un punto en que tu felicidad se convierte en ira y entraras a un ciclo emocional peligroso.

Por último, existe un estado emocional en el que te aburres cuando no te llegan suficientes manos decentes. En este estado te entran ganas de jugar más manos y empiezas a jugar con manos mediocres. No te sorprendas cuando te encuentres perdiendo posos grandes con manos inadecuadas. Mejor tomate un descanso y evita una catástrofe financiera.

Todavía existen más tipos de estados emocionales negativos. Si te da por vengarte, no debes de jugar ya que tus decisiones no tendrán sentido. Tampoco pienses que debes seguir jugando si has perdido demasiado. Regresa otro día mejor.

Aprende a reconocer estas debilidades y como controlarlas para ser mejor jugador. Es un consejo clave para llegar a la cima.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *