All-in (Apostarlo todo) en el Póker

Cuando vez un partido de póker en la tele, lo más probable es que estén jugando Hold’em sin límites. Jugar sin límites significa exactamente eso- que no hay un límite de la cantidad de fichas que puedas apostar. Si sientes las ganas puedes agarrar todas tus fichas y apostarlo todo con un all-in.

Este simple movimiento cambia el juego completamente. Un paso en falso y lo puedes perder todo. Y, a pesar de que sea el movimiento más confiado que puedes hacer, usualmente se usa como un semi-bluff. Si tienes nervios de acero puede ser un bluff sólido. Una vez que has ido all-in tus oponentes no tienen lugar donde esconderse. Tienen dos opciones, o te igualan o están forzados a botar sus cartas. Aunque si lo intentas con una persona con mejor mano y más fichas entonces te quedaras fuera del torneo.

¿Así que cuando es el momento adecuado para hacerlo?
¿Cuando ir all-in?

Hay unas cuantas situaciones básicas en las cuales irse all-in hace perfecto sentido:
– Estas confiado de que tienes la mejor mano y sabes de que te igualaran.
– Estas seguro de que a tu oponente le hace falta una carta para completar su mano e irte all-in impedirá de que la obtenga.
– No tienes muchas fichas restantes y tienes que irte all-in para quedarte en el juego- pero las probabilidades dicen que es lo correcto.

También vale la pena decir que si piensas en hacer una apuesta que involucre más de la mitad de tus fichas, mejor deberías de apostarlo todo de un solo.

¿Cuando no irte all-in?
– Cuando tienes una muy buena mano inicial, pero casi todos se han retirado y el bote es pequeño (ahuyentaras al resto y no ganaras casi nada)
– Tienes una mano buena que mejora un poco en el flop, pero no es increíble (si los otros jugadores están apostando y subiendo, probablemente tengan algo mejor)

Irte all-in como un bluff
El all-in puede ser el mejor amigo de un blofeador, pero solo en el tiempo indicado, y con el número correcto de fichas.

Por ejemplo:
Después del flop, tu oponente hace una apuesta. Estas bastante seguro de que él tiene algo en su mano (el no suele blofear), pero probablemente se retire si piensa de que tú tienes algo mejor. También, no le queda muchas fichas, así que probablemente prefiera retirarse que arriesgarlo todo.
En esta situación el all-in probablemente funcionaria, pero también una apuesta confiada (tiene el mismo resultado, pero menos riesgo). ¿Así que porque hacerlo?

Irte all-in porque puedes
El póker es un juego de información. Estas viendo a tus oponentes, y ellos te están viendo a ti. Si siempre apuestas moderadamente en una buena mano como carnada, eventualmente se darán cuenta de lo que estás haciendo- y tu táctica dejara de funcionar. Así que un día, de repente, decides apostarlo todo. La gente asumirá de que estas blofeando, te igualaran y tú te llevaras todas sus fichas.

Ese es el all-in. Cuando funciona, no hay ningún sentimiento mejor en el mundo del póker. Pero debes de usarlo con poca frecuencia y por muy buenas razones.

Leave a Reply

Your e-mail address will not be published. Required fields are marked *